1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 (0 Votes)

limites 1

Desde que los niños nacen, es importante que los padres vayan creando límites en el hogar. Para esto es necesario tener una óptima comunicación y llegar a acuerdos como pareja sobre la educación que se desea impartir, las responsabilidades y roles de cada miembro y a su vez las reglas y normas que los hijos deben cumplir. Teniendo esto en claro, se empieza por establecer los diferentes horarios para las actividades que se van a realizar en casa, los hábitos y los principios con los que se desea que los hijos se desarrollen y los espacios que van a tener cada miembro para realizar sus actividades.

En ocasiones los padres se vuelven muy permisivos o por lo contrario muy autoritarios. Ambas posturas son negativas para los hijos y trae con ello consecuencias que los padres deben asumir con el pasar de los años.

Los padres que son permisivos piensan que el niño por ser “pequeño” puede hacer lo que desea, de la forma que desea y en el momento que desea. Erróneamente se cree que al año de edad o hasta los dos, los niños no se dan cuenta de lo que hacen y los adultos deben permitir ciertas acciones solo porque el niño es “pequeño”, sin tomar en cuenta que por lo contrario, el niño se encuentra en etapa de aprendizaje y es el momento preciso en el que se debe ir estableciendo las reglas, los límites y las normas que con la práctica y perseverancia dan como resultado hábitos. Entonces los niños crecen sin límites, para los tres años de edad es probable que ya hayan tomado tanta fuerza que su comportamiento se sale de las manos de sus padres, hacen berrinches por todo, insultan y los manipulan, desean hacer su voluntad y si no se los permiten  lloran, gritan, botan cosas e incluso golpean al adulto con el que estén y se frustran con mucha facilidad por que las cosas no salen como acostumbran.

limites 2Si los padres son muy autoritarios, no permiten que los niños desarrollen cada etapa de la vida de manera natural. Desde el nacimiento, los padres implementan un sistema exagerado de reglas que se deben cumplir, incluyendo a las personas externas del vínculo familiar. Dedican su tiempo a enseñarle al niño solo a hacer las cosas correctas, no les permiten equivocarse, no pueden ensuciarse y por ende no pueden explorar el entorno sin supervisión, los horarios son estrictos y nada puede estar fuera de orden o de su lugar. Son niños que crecen frustrados, ansiosos por ser perfectos, que no logran imaginar lo que pasaría si se equivocan, inmaduros emocionalmente y completamente dependientes de un evaluador externo que les dé el visto bueno para hacer las cosas, son niños que jamás se atreven a tomar riesgos y que probablemente al crecer intenten revelarse para poder conocer el mundo.

Ésta es la etapa de exploración y por ende el niño desea probar, sentir, oler y experimentar todo lo que se encuentra a su alrededor. Si se lo permite de manera lúdica acorde a su edad, bajo un contexto estructurado y organizado, el niño habrá culminado dicha etapa de la manera más natural posible, pero si por lo contrario, el niño empieza a gatear o a caminar explorando todo lo que se encuentra en su camino sin control y en ocasiones con un cumulo de prohibiciones, su etapa no culminara de manera adecuada y tendrá la necesidad de conocer su entorno a lo largo de su crecimiento, siempre con el miedo de si podrá hacerlo o no, retrasando de alguna manera el resto de etapas.

A continuación se enumeran algunas recomendaciones a seguir para aplicar límites educativos en el hogar:

  1. Objetividad: la palabra “NO” es lo primero que aprenden los niños y es porque constantemente los adultos lo repiten al momento de establecer las reglas a seguir “no dejes tus juguetes botados”, “no comas con la boca abierta” con esto se le da a entender al niño que su conducta es inaceptable pero no se le explica lo que es apropiado. Es preferible hablar con los niños de manera positiva y dar instrucciones de forma concreta “recoge tus juguetes”, “es mejor si comes con la boca cerrada”. De esta manera el mensaje llega mejor y se crea una cierta complicidad con el niño y se evita la rebeldía del “NO”.
  1. Decisiones: los niños no deben tomar decisiones que influyan a toda la familia, hay cosas que deben ser determinadas por los adultos y los niños deben cumplir, muchas veces son cosas sencillas como el lugar a donde van a ir a comer. Sin embargo, existen decisiones que si pueden ser tomadas por los niños y son exclusivamente las que los afecten de forma directa como “vas a comer ahora que es el momento o te quedas con hambre”, “que camiseta te vas a poner, ésta o aquella”. Esta es una forma sencilla de dar opciones para que los niños hagan lo que deseamos, sin imposiciones y lucha de poder.
  1. Firmeza y constancia: las normas, reglas y límites se deben impartir con firmeza, esto quiere decir que se debe utilizar un tono de voz seguro, sin gritos y con un gesto serio en el rostro, debemos ponernos a nivel del niño y en lo posible debe ser mirándolo a los ojos. Si se lo hace en forma de pregunta o muy suave, el niño entenderá que tiene más opciones y no hará caso a la primera. Si se da una advertencia sobre la consecuencia que habrá en caso de no seguir la regla, se debe cumplir, de esta manera el niño sabrá que no es una broma o amenaza y quedará un precedente para próximas ocasiones. La consecuencia debe tener relación con lo que se está pidiendo, caso contrario será un castigo y no habrá un aprendizaje real.
  1. Corregir la conducta, no al niño: es importante tener mucho cuidado con las palabras que utilizamos al momento de corregir a los niños. No debemos mostrar rechazo hacia su persona, pero si dejar claro que se está corrigiendo su comportamiento, antes de decir “eres malcriado” o “siempre haces todo mal”, debemos decir “está mal lo que estás haciendo, no es correcto por…”(desaprobación de la conducta).
  1. Controlar las emociones: es normal que los padres reaccionen de mala manera ante el incumplimiento de las reglas por parte de sus hijos, sin embargo, cuando una persona está muy enojada o molesta su reacción suele ser muy negativa y puede causar arrepentimiento. Es necesario llevar con tranquilidad ciertas situaciones, aprender a respirar profundo y con calma, preguntar a los niños lo que ha sucedido o porque lo ha hecho. Tomemos en cuenta que los niños están aprendiendo y necesitan de la compañía de sus padres para crear las bases necesarias que en un futuro les van a servir para desempeñarse adecuadamente en el mundo.

 

 

Calendario

No Calendar Events Found or Calendar not set to Public.