fbpx

Proteja a los niños con la vacuna contra la influenza

La influenza (gripe) es una infección viral contagiosa que afecta al aparato respiratorio. Los niños son especialmente vulnerables a enfermarse por influenza debido a sus exposiciones en los salones de clases y las guarderías. La mejor manera de proteger a sus hijos contra la influenza estacional y sus posibles graves consecuencias es vacunarlos y vacunarse cada año.
Millones de niños se enferman con la influenza estacional, miles son hospitalizados y algunos mueren a causa de esta afección todos los años. Durante la temporada de influenza de 2017-2018 se notificaron a los CDC (inglés Centers for Disease Control) 185 muertes de niños asociadas a la influenza. Sin embargo, se cree que la cifra real de muertes de niños por la influenza es más alta, debido a que no se detectan todos los casos de la enfermedad. Esto ocurre por varias razones, entre ellas que tal vez no se le estén haciendo a las personas las pruebas de detección de la influenza o porque las personas buscan atención médica al final de la enfermedad cuando ya no se puede detectar por medio de muestras respiratorias. Además, algunas pruebas comúnmente usadas para diagnosticar la influenza en entornos clínicos no son altamente sensibles y pueden brindar resultados negativos falsos.

La influenza es peligrosa para los niños y podría causar problemas de salud graves adicionales.
Algunos niños tienen un riesgo especialmente alto de presentar complicaciones graves por la influenza, que pueden causar la hospitalización y la muerte: Las complicaciones de la influenza entre niños en este grupo etario incluyen:
· Neumonía: una enfermedad en la que los pulmones se infectan e inflaman.
· Deshidratación: cuando el cuerpo de un niño pierde demasiada agua y sales, a menudo por no beber suficiente líquido)
· Agravamiento de los problemas médicos a largo plazo como por ejemplo enfermedades cardíacas o asma
· Una disfunsión cerebral como la encefalopatía
· Problemas en los senos nasales o infecciones de oído
· En muy pocos casos, las complicaciones por influenza pueden causar la muerte.

Riesgo de complicaciones:

  • Los bebés menores de 6 meses son muy pequeños para recibir la vacuna. La mejor manera de proteger a un bebé contra la influenza es que la madre se vacune durante el embarazo (la madre le pasa anticuerpos al bebé en desarrollo) y asegurarse de que otras personas cercanas se vacunen. Esto incluye a los padres, los abuelos, los hermanos y las personas que los cuidan.
  • Los niños desde los 6 meses de edad hasta que cumplan los 5 años, incluso aquellos que estén sanos, están en alto riesgo de presentar complicaciones graves por la influenza simplemente debido a su edad.
  • Los niños de 6 meses a 18 años de edad que tengan ciertos problemas de salud de larga duración, tales como : o Asma y otras enfermedades pulmonares crónicas (tales como enfermedad pulmonar obstructiva crónica [EPOC] y fibrosis quística) o Afecciones neurológicas o del neurodesarrollo [incluidos los trastornos del cerebro, la médula espinal, el nervio periférico y los músculos tales como parálisis cerebral, epilepsia (trastornos convulsivos), accidentes cerebrovasculares, discapacidad intelectual (retraso mental), retraso en el desarrollo de moderado a grave, distrofia muscular o lesión de la médula espinal].
  • Enfermedad pulmonar crónica o Enfermedad cardíaca (como enfermedad cardíaca congénita, insuficiencia cardíaca congestiva y enfermedad de la arteria coronaria).
  • Trastornos sanguíneos (como anemia falciforme) o Trastornos endocrinos (como diabetes mellitus) .
  • Afecciones renales
  • Enfermedades del hígado
    Trastornos metabólicos (como trastornos metabólicos congénitos y trastornos mitocondriales)
    Sistema inmunitario debilitado debido a una enfermedad o medicamento (como personas con VIH o SIDA, o cáncer o aquellas personas en tratamiento con esteroides por enfermedades crónicas)
    Niños que toman aspirinas o medicamentos con salicilato
    Obesidad extrema, que está asociada a casos graves de influenza según ciertos estudios en adultos y puede ser un factor de riesgo para los niños. Obesidad infantil se define como un índice de masa corporal (IMC) que se mantiene en el 95.° percentil para la edad y el sexo, o lo supera.


La vacuna contra la influenza puede salvar vidas entre los niños

La vacunación reduce la enfermedad por influenza, las visitas al médico y el ausentismo en el trabajo y la escuela. Tal vez lo más importante sea que hay cada vez más evidencia que respalda el hecho de que la vacunación también reduce el riesgo de consecuencias graves por la influenza, que pueden causar la hospitalización e incluso la muerte. Un estudio del 2014* publicado en la revista Journal of Infectious Disease mostró que la vacuna contra la influenza redujo el riesgo de los niños de ingresar a la unidad de cuidados intensivos pediátricos (UCIP) por causas relacionadas con esta enfermedad en un 74 % durante las temporadas de influenza del 2010 al 2012. Más recientemente, un estudio del 2017* publicado en la revista Pediatrics mostró que la vacuna contra la influenza reduce significativamente el riesgo de los niños de morir por esta enfermedad. En este estudio se usaron los datos de cuatro temporadas de influenza, entre el 2010 y el 2014, y se halló que en los niños con afecciones subyacentes de alto riesgo la vacuna redujo en la mitad (51 por ciento) la probabilidad de muerte asociada a la influenza. La vacunación también redujo la probabilidad de muerte asociada a la influenza en casi dos tercios (65 por ciento) entre los niños sanos.
Los CDC recomiendan que todas las personas mayores de 6 meses de edad se vacunen contra la influenza estacional todos los años. Si bien se recomienda vacunarse antes de finales de octubre, las actividades de vacunación deben continuar mientras estén circulando los virus de la influenza.

Tipos de vacunas contra la influenza para niños
Para la temporada de influenza de 2018-2019, los CDC recomiendan la vacunación anual contra la influenza con cualquier vacuna autorizada que corresponda a la edad de la persona, sin ninguna preferencia de una vacuna sobre otra.
Las vacunas inyectables contra la influenza (vacuna inactivada contra la influenza o IIV) son vacunas que se aplican en forma de inyección y que están hechas con virus de la influenza inactivados (muertos). Algunas de ellas están autorizadas para ser usadas con personas de 6 meses de edad y mayores.
Si tiene preguntas acerca de aplicarle la vacuna contra la influenza a su hijo, hable con el pediatra o proveedor de atención médica que lo atienda.

Tomado de: Centers of disease control and prevention ( flu, highrisk and children) 2019.

Departamento medico



X