Aprender un segundo idioma desde pequeños

Se ha dicho que los niños son como esponjas, tienen un poder de aprendizaje único y es que, el cerebro de los niños está desarrollado para aceptar y aprender cualquier idioma desde pequeño y de forma natural; iniciar este aprendizaje a edad temprana tiene grandes beneficios. 

Cuanto más pequeño sea el niño cuando comience a estudiar un segundo idioma, más sencillo será y más beneficios le aportará que si el aprendizaje se realiza a partir de los 3 años o en edades más avanzadas. Esto se debe a que cuando somos niños, aprendemos el lenguaje de forma innata, no tenemos que hacer un esfuerzo voluntario por aprenderlo, sino que lo adquirimos según se va desarrollando nuestra estructura cerebral. El dominio y la pronunciación del inglés aprendido será de mejor calidad. Y lo más importante, conseguiremos que en el futuro el niño sea bilingüe.  

En nuestro Preescolar los niños inician su aprendizaje del idioma inglés desde los 18 meses de edad, con pedagogías adecuadas a cada uno de ellos en sus distintas etapas de desarrollo.  Las clases son dinámicas, lúdicas, motivantes y divertidas y los contenidos permiten que los niños puedan aplicar su aprendizaje en su cotidianidad.   

En sus clases nuestros niños conocen el mundo a través de temas diversos, enriquecen su educación y desarrollo intelectual, consiguiendo a la vez tener una mente más abierta hacia el mundo y en lo que respecta a su relación con los demás, aceptación e interés por otras culturas y formas de vida distintas a la suya. 

Fuentes:

https://www.unir.net/educacion/revista/seis-ventajas-de-aprender-ingles-en-la-etapa-de-educacion-infantil/



X