Juegos de mesa, ¿qué beneficios tienen?

Separarnos de la tecnología puede parecer un reto, especialmente cuando buscamos maneras de divertirnos con nuestros hijos. Los juegos de mesa pueden constituirse en una de las actividades favoritas para pasar un divertido día en familia. Y, además de entretenidos, estos tienen grandes beneficios para chicos y grandes.

1. Enseña a respetar reglas

Los juegos de mesa son una forma divertida de aprender a poner límites y respetar reglas; los niños descubren que sin reglas no hay diversión, y que estas aplican por igual para todos los jugadores.  Padres e hijos deben tener claras las reglas y respetarlas siempre. 

2. Nos vuelven más analíticos 

El deseo de ganar está presente tanto en los chicos como en los grandes y nos esforzamos por conseguirlo. Con esto, además de aprender a perder y ganar, ayudamos a desarrollar y/o agudizar la capacidad de análisis.

3. Sentido de cooperación 

Muchos de los juegos de mesa implican hacer equipo, lo cual contribuye a que los participantes mejoren su sentido de cooperación y trabajo colaborativo.  La participación de todos los jugadores y el cumplimiento fiel de su rol y responsabilidad, es fundamental para llegar a la meta.

4. Tolerancia hacia la frustración 

El miedo a la reacción de nuestros pequeños, nos puede alejar del juego; a los niños les encanta sentirse campeones y eso lo motiva mucho, pero también es importante que aprendan que no siempre se gana y a asimilar la frustración de manera saludable. Los juegos de mesa son una herramienta muy útil para estos casos; mientras más lo hagamos, los niños aprenderán a conocerse mejor, manejarán su frustración con más facilidad y lo aplicarán en todos los ambientes de su vida.

5. Mejoran la memoria y la concentración 

En cada partida y/o tirada, los niños se esfuerzan por recordar reglas, sucesos e incluso pueden practican sumas, restas y conocimientos generales.  La diversidad de juegos de mesa que tenemos a la mano nos ofrecen innumerables posibilidades de aprendizaje y diversión. 

6. Aprenden a tomar decisiones 

Un juego de mesa implica riesgos y, por tanto, toma de decisiones. Los niños practican esta destreza de pensamiento que les será muy útil para su desarrollo y aprendizaje. 

7. Desarrollamos la creatividad 

La mayoría de juegos permiten crear nuevas reglas para variar la dificultad del juego, darle mayor emoción, adaptarlo a otros objetivos. De esta manera, con un mismo juego puedes desarrollar tus propias variantes y poner en marcha tu creatividad, sin dejar de cumplir las reglas. 

En definitiva, se ha demostrado que tanto para los papás como para sus hijos, jugar es una manera de mejorar las relaciones, la autoestima y la inteligencia general, pero sobretodo la inteligencia emocional: ser pacientes, gestionar las emociones, resolver problemas con autonomía, respetar a los demás jugadores, etc. 

No olvides incluir juegos de mesa por las tardes o los fines de semana. ¡El plan perfecto para la familia entera!

Fuentes:

MCP González - Pedagogía Magna, 2011 – dialnet.unirioja.es  

https://edukame.com/beneficios-de-los-juegos-de-mesa-para-la-familia

https://edukame.com/beneficios-de-los-juegos-de-mesa-para-la-familia



X